Vinos & bebidas


Vinos naturales, auténticos y saludables (Parte I)

Levantamos esta nota muy aclaratoria de lo que son los vinos Biodinámicos, Orgánicos y los llamados Naturales. Los viticultores ecologistas arriesgan y se lanzan a comercializar vino, champán y cava sin sulfitos. Para nuestros lectores de Vinos&Co.
 
Hace apenas una década, ni el más versado de los expertos vinícolas se hubiera atrevido a vaticinar que la viticultura ecológica adquiriría en España el protagonismo del que goza actualmente. No ha pasado mucho tiempo desde que los vinos producidos con métodos orgánicos eran considerados como una excentricidad sólo apta para una minoría 'hippie', sin mayores exigencias en términos cualitativos.
 
Pero, en los últimos años, en consonancia con los anhelos de las nuevas generaciones de consumidores -más sensibles a los desafíos que impone la coyuntura ecológica de este sufrido planeta-, los argumentos de la viticultura bío también han encontrado eco en ese país.
 
Así es como hemos asistido, primero, a la reivindicación de los vinos ecológicos -también llamados biológicos-, que luego dio paso a la expansión de los biodinámicos, amparados en la visión cosmo-ecológica del suizo Rudolf Steiner. Y hoy, finalmente, los amantes de los vinos 'verdes' pueden apuntarse al consumo de los llamados 'vinos naturales'.
 
Más allá de la ambigüedad del nombre -que pone en entredicho la condición natural de cualquier vino elaborado con otros métodos-, lo cierto es que esta nueva tendencia enoecologista es mucho más que una moda pasajera, porque tiene como objetivo ofrecer la expresión más pura y noble del vino, amén de ser una alternativa muy saludable para los enófilos que prefieren disfrutar del vino de la manera más natural, evitando todo tipo de añadido químico.
 
En todo caso, para comprender cabalmente el sentido de los vinos naturales, hay que saber qué es lo que los diferencia de los biológicos y biodinámicos.
 
Biológicos (y respetuosos)
 
En el escalafón de la 'Viticultura bío', el primer grado corresponde a los vinos biológicos -también denominados 'orgánicos o ecológicos', que se caracterizan por proceder de viñedos limpios de herbicidas, pesticidas y otros productos químicos de síntesis. Además, para ser coherentes con los principios que pregonan, las bodegas que elaboran este tipo de vinos adquieren el compromiso de respetar el equilibrio medioambiental en todos sus procesos -desde la manipulación de los residuos hasta la selección de los insumos-, aprovechando los recursos naturales.
 
En España, son numerosas las bodegas que, en los últimos años, se han sumado a la viticultura orgánica, aunque no todas ellas tienen certificación ecológica (muchas se abstienen de solicitar el 'sello verde' porque en el mercado local aún pervive la sospecha de que la ecología es incompatible con la producción de vinos de calidad).
 
Continuará...
 
(**) Fuente: El mundo