Protagonistas

El color del humo

Entrevistamos a Roberto Rodriguez Pardal responsable y continuador de la pasión que han puesto sus predecesores en esta actividad tan especial que es el tabaco, volcada en la empresa argentina "Tabacos Manrique", fundada en 1880 (www.cigarrosmanrique.com.ar)

Roberto es, además y entre multitud de actividades y viajes por todo el mundo, miembro de Cigar Rights of América, Estados Unidos de América y del Cigar Smokers, Londres. Pero por sobretodo una persona súmamente agradable y con un enorme saber que se trasluce sencillamente a través de su conversación. Suele viajar a Cuba, pero asimismo tiene trato fluído con los principales exponentes de la manufactura de tabaco del mundo del humo.
 
El Ceo de "Manufactura de Tabacos Manrique", al que en cierta ocasión el mismo Fidel Castro le pidió especialmente, que le confeccionara cigarros a su gusto, nos cuenta  una anécdota que es en realidad una clase sobre habanos. Este relato sucedió en el Palacio de Convenciones de La Habana, sede de los más importantes eventos nacionales e internacionales cubanos y no sólo del tabaco. Y tiene que ver con las peculiaridades no tan conocidas del humo de los habanos.

Cierta vez, durante el Festival Internacional con la concurrencia de 56 países, cuenta, se presentó una Ficha de Cata de habanos, elaborada por los expertos Ronald Wagner de los Estados Unidos, Juan José López del Instituto de Investigaciones del Tabaco de Cuba y Rafael Bernardo de España. Roberto Rodriguez Pardal, representando a la Argentina y única casa de tabacos de argentina invitada al evento, objetó que le faltaba algo a esa Ficha. Y, nos contó que sencillamente lo expuso.

Propuso incluir en la misma, el ítem "Color del Humo" del Habano. Dijo en aquella ocasión, que ante la ola de falsificaciones que pudo apreciar en 67 países del orbe, la fabricación de cigarros en el mundo, excepto Cuba, con tabacos de diferentes orígenes no eran garantía de legitimidad cubana.
 
Hay en el mercado mundial productos mecanizados, elaborados con "tabaco reconstituído u homogeneizado" (léase papel) y con el agregado de productos químicos para facilitar combustión, aroma, ceniza blanca, etc… Según Rodriguez Pardal estos cigarros elaborados con tabacos de ordinaria factura o scrap (barrido), nunca tendrán "humo" azulado, como debe ser cuando el tabaco es el cubano  puro y el correcto, sino amarillo, gris o directamente negro, que delatan otro origen no cubano específicamente.
 
Una connotación de fácil comprobación, pensamos nosotros, neófitos en el tema. Y muy útil para conocer un detalle de suma importancia para los que pretenden incursionar en el mágico mundo del cigarro.