Vinos & bebidas

{jcomments on}

Los secretos del Brownie

El tema chocolate es amplio e infinito. Esta columna hoy nos convoca a pasarles algunos secretos e historias del famoso brownie (marroncito) o sea un pastelito pequeño. 
 
Según hemos investigado se llama así por su color marrón oscuro, o sea brown en inglés. Muchas veces se lo sirve cubierto con una salsa espesa de chocolate y también puede llevar dentro trocitos de nueces, chips de chocolate, butterscotch (una especie de toffee crujiente). Y calientes con helado, a veces con crema montada (o crème double) y en especial como postre.
 
La tradición nos cuenta que la primera vez que apareció mencionado como Brownie fue en 1896. Y como siempre hay varias versiones de su origen. La primera, nos cuenta que un chef añadió accidentalmente chocolate derretido a una masa de galletita. En la otra versión también fue el autor un cocinero, que se olvidó de añadir la harina a la masa de la torta. Y por fin, la historia más popular, nos habla de un ama de casa, que improvisó cuando teniendo la masa preparada, se dio cuenta que no tenía polvo de hornear. Decidió entonces servirles estas tortitas chatas pero sabrosas.

Hay una historia más "picante", es la de Alice B. Toklas (30 de abril de 1877 – 7 de marzo de 1967) que fue la compañera y confidente de la escritora Gertrude Stein. Después de la muerte de la escritora en 1946, Toklas publicó su propio libro de memorias en 1954 en un volumen que mezcla episodios de su vida con recetas, titulado "El libro de recetas de Alice B. Toklas". La receta más famosa que contiene el libro (una contribución de su amigo Brion Gysin) se llama "Fudge de hashish" o Brownie de Alice B. Toklas, y es una mezcla de frutas, nueces, especias y ¡¡¡marihuana!!!. 
 
En este caso, ahora y en Vinos&Co, se trata de unos Brownies totalmente inofensivos. Pero también con su anécdota. Pasa que fui a tomar un té a la casa de una amiga, la artista plástica y pastelera Deborah Probe. Y probé unos exquisitos "Brownies de pinceladas rojas con Frutos del bosque".
 
Me pareció excelente y le pedí la receta. 4 huevos/ 250 gr de azúcar/ 100 gr de harina común/ 1 cucharadita de polvo de hornear/ 200 gr de chocolate Aguila/ 150 gr de Manteca/ 150 gr de frutos rojos congelados. Procedimiento: se bate en la batidora huevos y azúcar. En microondas derretir el chocolate y la manteca. Luego se mezclan la preparación de los huevos con la del chocolate y la harina pre-mezclada con el polvo de hornear, en forma alternada. Colocar en una fuente pintada con manteca la preparación y poner a cocinar en horno mediano. Mientras tanto lavar los frutos congelados, que se incorporarán después que hayan pasado 10 minutos de horno, sobre la preparación. Luego 30 minutos más y ¡¡¡¡lista!!!! Lluvia de azúcar impalpable. (El secreto es que al poner la fruta luego de unos minutos de cocción, no se hundirá en la preparación). Gracias Deborah Probe. Más allá de la receta, aconsejo ver su Facebook con los bellos cuadros de la pintora.