Vinos & bebidas

 

 

{jcomments on}club dama de copas


¡Con flores a la cocina!
Cada vez más las flores adornan los platos pero además, se comen. Hay que saber, empero cuales, buscar las seguras porque no se compran al florista de la esquina. Y no todas son comestibles.
 
La tendencia va no solamente hacia las ensaladas, sino también las sopas y otros platos se alegran con colores naturales. Y se utilizan para aromatizar vinagres, aceites y almíbares, además de las cristalizadas (con azúcar y clara de huevo). Es común su uso en la cocina vietnamita, india, italiana y de Oriente en general.
 
El tema más importante es que no deben haber sido tratadas con pesticidas que son tóxicos. También deben estar muy limpias, sin insectos. Algunas flores (aunque no lo parezcan) ya solemos disfrutarlas, como las alcachofas o alcauciles, brócolis, coliflores, alcaparras (son capullitos), capullos de calabaza (mi mamá los hacía en buñuelos al estilo italiano), tulipanes  y lavanda.
 
Entonces, si encontramos flores orgánicas, totalmente seguras, no dudemos en utilizarlas. Por ejemplo crisantemos, diente de león, lila, pétalos de caléndula, pétalos de rosas -también con ellos se suelen elaborar dulces - o violetas. Y podemos dar rienda suelta a la imaginación. Y al sentido artístico. No olvidar que los pétalos de las caléndulas pueden servir también como colorante.
 
Algunas sugerencias para ir avanzando. Pétalos de rosa en ensalada de frutas o mariscos. Obviamente en dulces, mermeladas, gelatinas, helados, postres combinando con frutas como manzanas o peras. Y quedan muy elegantes los cubitos con los pétalos congelados. Y para adornar algún postre también escarchado.
 
La lavanda es deliciosa como refresco. Simplemente poner en una jarra con agua un manojito de lavandas… y a la heladera. Otras ideas, caramelos, cremas y otros postres. Los esbeltos tulipanes se rellenan  con puré de papas, atún y ciboulette.
 
¿Ya las compramos o las sacamos de nuestro jardín?. Ahora hay que utilizarlas lo antes posible. Se pueden poner hasta entonces en un vaso con agua. Pero si necesita guardarlas más tiempo, debe colocarlas con sumo cuidado entre dos toallas de papel húmedas y luego envolverlas con un plástico o mejor en un recipiente hermético que irá a la heladera. Para utilizarlas, lavarlas con cuidado y secarlas. Sacarles el pistilo y las hojas, con cuidado y luego desprender los pétalos. Y por supuesto, dejándolas enteras son una decoración muy especial.