Protagonistas

Catar y disfrutar ¡Delicioso Xocolatel!

El xocolatel americano conquistó a Europa… es delicado, nutritivo y afrodisíaco. En la taza, en tabletas, en tortas o en postres…delicioso. Aprendamos a catarlo utilizando todos  los sentidos

Cuenta la historia que los Aztecas –el Rey y sus guerreros - bebían el Xocolatel , que les daba energía, para la guerra y para el amor. Bebida que ofrecieron a  Hernán Cortez, como prueba de amistad, cuando llegó a lo que hoy es México en 1519. Y realmente había que ser muy hombre, duros guerreros  para beber el cacao así nomás sin endulzarlo.

Cuando llegó la primera muestra del fruto del cacao a Europa, los sacerdotes para poder beberlo, lo endulzaron con miel. Pero, por  su connotación de energizante “para todo”, lo consideraron algo prohibido para el pueblo. Sin embargo, considerando su alto valor nutritivo, dieron el visto bueno para ser bebido “sin pecado”. E incluso fue el alimento permitido en los días de ayuno que manda la Religión Católica.  Hasta ese momento se diluía en agua o en leche. Con el correr del tiempo los suizos –1875- le incorporaron la leche y moldearon tabletas. De allí en más siguió el camino ya conocido.

El cacao es el fruto de un árbol que prospera en climas ecuatoriales. Se parece a una palta, donde la parte blanda es la “manteca de cacao” y el hueso, el cacao propiamente dicho. Al mejor fruto, originario de  Centro y Sudamérica se le llama  Criollo o Nacional. A los cultivados  hoy en otras latitudes –Brasil o Africa- le adjudicaron el nombre de Forastero. El cacao, como la uva de vino (Vitis vinífera) es un fruto que conserva particularidades del “terroir” donde crece, su aroma, sabor, retrogusto son diferentes. Evidentemente los que poseen mayores cualidades son los chocolates elaborados a partir del cacao Criollo . Luego de su cosecha, las semillas se fermentan, para eliminarles aquel amargor que mencionamos y  después se muelen, obteniéndose la “masa de cacao”, de donde surgen las maravillas que se disuelven en nuestra boca. Los famosos chocolates blancos – a base de manteca de cacao- que nuestras madres nos daban de niños son los que menos producen alergias, por eso se aconseja para los más pequeños.

Cata y disfrute
Los expertos explican que se deben utilizar todos los sentidos. Algunos consejos que nos orientan: Lo primero es la Vista, mirarlo.  La tableta de chocolate, debe presentar color uniforme, brillo, sin zonas más claras, ni grietas. El oído también juega un rol importante. Debemos acercar el trocito al oído y romperlo. Debe sonar con un “clac” seco. Si lo trituramos con los dientes, se debe escuchar un crujiente y agradable sonido. Al acercar la tableta a la nariz percibimos los aromas primarios, característicos del cacao base, y también los aromas secundarios, a los distintos cacaos utilizados en la combinación y aquellos que aportan otros ingredientes, más el propio proceso de elaboración.

Ya en la boca trituramos el chocolate, lo dejamos fundir, hacemos pasar el aire. Volvemos a percibir los aromas, como también su persistencia e intensidad.  La boca nos proporciona así mismo sensaciones táctiles como el tiempo de fusión, la cremosidad, la astringencia y naturalmente el equilibrio de sabores y aromas.

Los acompañantes perfectos
Café, por supuesto. Y algunos Té en hebras. Y el brandy tanto como el whisky, es clásico. Pero también licores, ron y vinos. Y que me cuentan de un habano?

Combinemos por ejemplo chocolate con un Oporto genuino, o con un tinto argentino elaborado a la manera del Oporto. O con un blanco tardío, que podría ser a base de Semillón, de Sauvignon Blanc, con un Torrontés de aroma floral, cafayateño. Y además de tabletas el chocolate incluye muchos más pecados, delicadas  frutas recubiertas, las fondues con frutas frescas, helados, el bizcochuelo. Y hasta el exquisito Mole Poblano mexicano.
En la taza, espeso y caliente, con churros, masas, buñuelos de aire o de bananas, tortas! suculento!...especial para dìas frìos`.

En bombones, el relleno obvio es nuestro sin par dulce de leche, pero también frutas, secas mazapanes o chocolate mismo. Y lo más reciente, para maridar con los vinos, es el bombón con rellenos diferentes: Cobertura de chocolate amargo y relleno de pasta de aceitunas negras con almendras o aun de anchoas. Y los chocolate blends, con pimienta, con lavandas, con naranjas, …Para probar!!…vale la pena ¡Mmmm! creo que sigue siendo “pecaminoso”…pero no por afrodisíaco…