Protagonistas

¿Por qué brindamos?

Es decir, ¿donde nació la costumbre del Brindis? El motivo es cosa de cada cual, brindar por la vida, el amor, salud, paz, o simplemente porque nos gusta entrechocar las copas y mirar a los ojos de los amigos…

El Brindis, nació entre griegos y romanos, cuando la costumbre consistía en que el “anfitrión hundiera su copa en un ánfora y extrajera una cantidad notoria de vino, la alzara hacia los presentes y al punto la bebiera. Los amigos y comensales invitados tenían de esa forma la certeza que la bebida no estaba envenenada.

Para rastrear el origen de la palabra ¨Brindis” hay que retroceder al 1527, cuando los soldados germanos de Carlos V entran victoriosos a Roma. Al celebrarse el triunfo, los mando militares levantaron una copa hacia el Emperador diciéndole: "Bring dir's" (en alemán ¨Yo te lo ofrezco¨) A Carlos V (Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico llamado también Carlos I de España) le encantó la costumbre y la llevó a sus tierras Hispanas, aunque deformando la pronunciación que quedó en “brindis”.

Y la costumbre de chocar las copas, fue originada también como símbolo de confianza. Ya que al golpear las copas se mezclaban los líquidos, demostrando que no había intención de envenenar a nadie. Pero también el sonido (las copas eran de metal) alertaba a los servidores para que acudieran presurosos a llenar nuevamente las copas ya vacías.

Hay modas pasajeras -por suerte- , como el no golpear las copas “porque no es elegante" o el decir “chin chin” en lugar del simple ¡Salud! Levantar la copa, mirando al que brinda con nosotros y el tintinear del cristal predisponen a la alegría y la celebración. Además el sonido del cristal hace que del beber participe también el sentido del oído.

Brindis también se llama a un discurso o palabras dichas en ocasiones especiales o como agradecimiento. Brindar es dar y en este caso, es darse uno mismo.

Los famosos: Si hay un brindis famoso es el de Alfredo en la opera La Traviata de Giuseppe Vredi: “Libiamo, libiamo ne'lieti calici che la belleza infiora…. Libiamo, amore fra i calici più caldi baci avrà…..

Más cercano y generoso, ha sido el brindis en un comercial de Navidad protagonizado por Shakira este año, en Barcelona para la champañera Freixenet. La cantante ha decidido donar el valor de la campaña estimada en 500.000 euros a su Fundación Pies Descalzos para la construcción de dos nuevas escuelas en Puerto Príncipe (Haití) y Cartagena (Colombia)..Bien!

Y ahora, que estamos al filo del nuevo año.. digamos Salud!.. brindemos por el 2011 con el corazón en alto y buenas burbujas!