Protagonistas

Vinos de $15 a $30

Vinos simples, francos y buenos

Beber vino es una costumbre argentina, beber buen vino es un placer. Que no siempre significa beber caro. La costumbre del almuerzo diario con vino y soda ya no existe, fue!. Hoy se bebe por la noche y los feriados. Y para estos momentos de distención hay dos estilos, dos franjas definidas. Vinos simples, directos, de buena calidad, donde no es pecado agregar un toque de soda. Y los fines de semana, con una comida especial, o con un asado “nos estiramos un poquito”.

En el primer caso, los imbatibles tintos Lopez, mendocinos, clásicos de paladar tradicional (pastas, carnes, “milangas con fritas”…guisito carrero).

Un escaloncito y llegamos a alguno salteño como los Pecado Cabernet Sauvignon de Bodega Quara que por sus taninos bravos se aconseja acompañar con carnes grasas, choricitos, guisos de cordero. Si la noche viene en blancos, o bien para esa copita mientras cocinamos y agregar al Pollo Pepitoria, un chardonnay muy recomendable de Rodas.

El próximo peldaño debe ser de San Juan, para Las Moras, un fresco Viognier, un cepaje alegre y delicadamente frutal o el clásico Bianchi por ejemplo el Chablis, bien gusto argentino.

Entre amigos, viernes o sábados, para distraerse viendo una peli, con unos quesos, una picada o unas pizzas muy especiales, el viernes se puede probar terruños. Cafayate, dejó atrás su pasado rótulo de productora de blancos y llega al mercado con tintos excelentes. Con su terruño elegante pero presente. Por ejemplo en los vinos de El Esteco (Elementos probar el Tannat) o los más desconocidos de Bodega La Banda- Vasija Secreta Lacrado- intenso, ideal para cocina picante. Si se trata del sur, por ejemplo para un corderito patagónico allí están los de Río Negro - Bodegas Humberto Canale (Marcus)-, los de NQN de Neuquén.
Cuando el blanco se necesita para aligerar comida oriental, ensaladas veraniegas o con mariscos o frituras –buñuelos o pescado frito- Santa Julia varietales o los Novecento de Dante Robino (ambos mendocinos).

Llegamos al fin de semana, viene la familia, la suegra o amigos. Tintos? Super clásico Fond de Cave de Trapiche (Mendoza) seguro que gusta a todos, pero ¿porque no optar por algo diferente? Que también el sur ofrece excelentes tintos. De Patagonia los vinos de Infinitus muy fáciles de beber…livianos y ricos. Un cepaje sureño, el Merlot (Bodega Domaine Vistalba del francés Hervé Fabre) sin más! O como el Saurus Malbec, más intenso de Familia Shroeder (Neuquén) con cordero al horno con ajíes morrones y batatas.
Los asados piden tintos sin duda. Achuras y chorizos, tintos con taninos marcados , por la grasitud. La vaca nacional, Malbecs.

Así sea!