Protagonistas


Copas: de la abuela a Riedel

En la vitrina de las abuelas se lucían copas primorosamente talladas, de cristales transparentes, verdes, rojas, etc. Se utilizaban en ocasiones especiales para vinos también especiales. Las de Bohemia, las de Murano. Bellas para mirar, ¡mas no para hacer lucir el buen vino!.
 
Fue en los '50 cuando aparecen las primeras copas lisas y sin dibujos. Y comienza un tema que sería fundamental a la hora de degustar un vino: forma y contexto. El cristal, descubierto en forma accidental en Inglaterra, es una aleación de sodio, potasio y cuarzo, cuyo resultado es una copa de vidrio delgado, brillante y tranparente.
 
Y así aparece el interrogante: ¿es igual beber y saborear un buen vino en cualquier copa? definitivamente no, del mismo modo que no es lo mismo beber té en hebras en un jarro de cerámica que en una taza de fina porcelana o en un cuenco japonés. En la ya famosa cristalería Riedel - creada en Bohemia (República Checa) en 1756 y luego trasladada al Tirol - inician la fabricación de copas sin dibujos, que dejaban ver el color y brillo del vino, pero fue sólo el comienzo.
 
El Profesor Claus Josef Riedel, se dio cuenta como la forma de las copas utilizadas para degustar un vino, influyen sobre el bouquet, sabor, equilibrio y en la sensación que nos deja en la boca. El contenido determina la forma, así es como definió Riedel su idea.
 
En 1961 se presenta un catálogo de Riedel por primera vez, con un juego de copas para vino con tamaños y formas diferentes. Sopladas, pared delgada, sin ornamentación, el diseño reducido a su mínima expresión: copa, pie y base. Fue un boom y un inicio más en la historia de las copas. Otras empresas cristaleras han seguido estos conceptos y hoy las copas lisas, con diferentes formatos son ya normales. Sin embargo la empresa Riedel sigue a la vanguardia, con sus colecciones Sommeliers, Restaurantes, etc. porque continúan sus investigaciones y sus novedades, para diferentes cepajes.
 
Hoy han llegado a la Argentina nuevas colecciones, son vasos, sin pie, con sugestivas ondulaciones y sus respectivos Decanters en juego. Formato revolucionario, como siempre, es el modelo SWIRL. Pero ya desde 2004, Sir Maximilian Riedel, presidente de Riedel Crystal, y creador de los nuevos formatos, es conocido por sus copas sin tallo, denominadas  "O" .
 
Las "degustaciones" de copas ya son un clásico, donde queda demostrado cabalmente como la forma y el grosor del cristal incide en como cae y se perciben los sabores de los vinos en la boca. Es bueno hacer la prueba en casa, aunque no tengan una Riedel. Utilizar la mejor copa (puede ser la de la abuela), una copa normal  y un vaso de esos de la cocina. Prueben el vino en estos diferentes contenedores y notaran la diferencia.