Protagonistas

 

 

{jcomments on}club dama de copas


Marina Beltrame una Mujer del Vino 2013
Cointinuamos con la serie de notas acerca de la visión de las “Damas de Copas” -las mujeres del Vino-, en esta época donde crece su protagonismo, esta vez entrevistamos a Marina Beltrame.
 
Es innegable la inserción cada año más relevante de la mujer en todos los ámbitos del vino. Tanto desde el hacer el vino, el tema del negocio y también desde enseñar a disfrutarlo. Hoy en Dama de Copas entrevistamos a la Directora y fundadora de la EAS, Escuela Argentina de Sommeliers, Marina Beltrame.
 
Marina es una pionera en la enseñanza, Sommelier y Docente. La institución es hoy, sin dudarlo, referente y líder en la formación académica de Sommeliers en Latinoamérica. Declaran que su misión es formar individuos con un enfoque integral en la Sommellerie, comprometidos con la aplicación del saber científico y técnico, propiciando el aprendizaje continuo. Y sus logros así lo ratifican: Premio a la Excelencia 2012, una de sus alumnas -Agustina D Alba - Mejor Sommelier Argentina 2012. La EAS se ha extendido y están formando sommeliers, además de su sede central en Buenos Aires, también en Mendoza (Argentina)- Bogotá - San José de Costa Rica - Panamá y Punta del Este. Marina Beltrame con ustedes:
 
*Este cambio devenido hoy en una realidad palpable ¿qué significado tiene para el negocio?
 
MB: Tiene una importancia relevante porque la mujer se ha insertado en muchos ámbitos y toma roles protagónicos en espacios que eran exclusivos de los hombres. Por otro lado es cierto, que los hombres también forman parte de actividades impensables hasta hace unos pocos años. Sin embargo la inserción de la mujer es significativa, no sólo desde la producción, comunicación o servicio sino como consumidoras y por estar a cargo, en muchas ocasiones de comprar vino.
 
*La presencia femenina ¿modifica la perspectiva  de cierta forma, en todas o algunas de las etapas del quehacer vitivinícola?
 
MB: Desde ya, porque la mujer siempre tendrá una impronta diferente, porque no somos todos iguales, adicionalmente direccionar un mensaje al público femenino cambió conceptualmente el campo de la comunicación.
 
*¿Qué aporta realmente la presencia y sapiencia de la mujer?
 
MB: Amplía y diversifica el campo laboral, porque quienes estamos involucradas de algún modo a la actividad, generamos que otras mujeres se interesen y esto abre las posibilidades.
 
*¿Cuales son las características más relevantes en las figuras expectables del mundo del vino en general?
 
MB: El consumidor es variado y no hay un padrón común. El nuevo se comporta muy distinto de quien bebe vino desde siempre. La actitud en cambio por descubrir, aprender y compartir experiencias sobre determinadas etiquetas, es un placer más nuevo y que comparten ambos. Existe el estereotipo de mujer que sólo bebe blanco o rosado, en la versión espumoso o tranquilo, dulce o seco y que es muy interesante porque es un comienzo del que se puede avanzar hacia otros estilos de vino u ocupar un segmento muy atractivo desde el punto de vista de la oferta y diversidad de vinos.
 
*Desde la experiencia de la docencia como Sommelier y Directora de la EAS, escuela pionera en Argentina, es la mujer más exigente a la hora de aprender, y/o comprar que el hombre o va por otros rumbos?
 
MB: Yo diría que con mayor frecuencia pasa por algo más de las tantas miles de cosas que la mujeres hacemos. Aunque ésta puede volverse muy emocionante luego de haber comenzado a investigar y a aprender sobre el tema. En la EAS históricamente se graduaron casi la misma cantidad de mujeres que de hombres y en los cursos la presencia femenina iguala a la masculina.
 
*Hay diferencias en la percepción de la mujer y su relación con los sentidos a la hora de catar o degustar un vino?
 
MB: Hay un mito respecto a la mujer por considerarla más sensible, yo conozco grandes degustadores hombres y creo que con el tiempo, en lo que a la cata concierne, nos podemos parecer más, si bien en un inicio la mujer manifiesta mayores registros aromáticos, indudablemente por la histórica presencia en la cocina, como también y sobre todo el interés por la cosmética y la perfumería.
 
¡Gracias Marina Beltrame!