Protagonistas

¿Tomamos una birrita?

Si, aunque sea invierno, porque la cerveza ya no es estacional. Viene bien en todo tiempo… Y la gran cantidad de variantes que el mercado ofrece y dificulta la elección, pero también favorece la elección. A ver si me explico: quiero decir que hay muchas oportunidades para investigar, probar y disfrutar…
 
Investigando nos enteramos que prácticamente en todo el orbe se elaboraba bebidas a partir de cebada, trigo, avena o maíz fermentado. Y América no fue la excepción  ya que a la llegada del español Pizarro los Incas bebían una bebida de tal origen, la Chicha. Pan y cerveza, ambos con similar origen acompañan al hombre de tiempos inmemoriales. Ya la cebada fermentada (cerveza) era bebida común en Babilonia o Egipto tanto como la bebían romanos y galos. Se han encontrado pinturas hechas sobre roca (de aproximadamente 6.000 a/C.) donde se observa la preparación de un líquido a partir de granos partidos. En China se producía cerveza a partir del arroz, el mijo y la cebada, hace 5.000 años y según la tabla asiria del año 2.000 a.C. la cerveza formaba parte de las provisiones del arca de Noé. Los ingredientes de la cerveza son básicamente Cebada malteada, Lúpulo, Agua, Levaduras.

¡Saludable? Y sí, en su justa medida…. sin excesos… pero bueno diremos que es diurética (por el lúpulo), alcohol escaso – en Argentina 6° -; reduce el stress y según parece es energética. ¿Cura la resaca de una noche agitada? Dicen que es por las vitaminas B con su grupo, minerales, ácidos orgánicos, hidratos de carbono y aminoácidos…

Cuidar, guardar y beber & cocinar
 
La cerveza no se añeja… hay que beberla ya, pero si uno guarda algunas botellas en el country, por ejemplo, para los fines de semana, conviene tomar los recaudos necesarios. Lo más importante fuera de la luz (sobretodo solar o de neón) en un rinconcito oscuro y fresco.
 
Si la guardan en la heladera durante un tiempo más o menos largo, en la parte de abajo pero parada, no acostada. El sabor se deteriora en contacto con la tapita metálica corona. Nunca, jamás en el freezer… podría haber accidentes por las burbujas.
 
En cuanto a beberla… siempre se suscita una discusión… ¿muy helada, fría o natural? ¿con espumita o sin espumita? He visto en Alemania beber la cerveza natural – ojo hacía mucho frío -, pero si por el contrario la enfriamos en demasía le quitamos encanto. Recomiendo enfriar la copa o vaso y servir la cerveza fría pero no tanto que nos adormezca las papilas…Quitarle la espuma es un pecado, porque el cuellito blanco conserva mejor el aroma y el sabor. Tampoco una enorme cantidad de espuma… ¡no! Unos 3cm aproximadamente. Y para ello hay que servirla con la botella inclinada unos 45° y el vaso también… y eso sí, copa de cristal fino y en forma de ¡¡¡tulipán!!!
 
Acompaña comidas (carnes de caza – cerveza negra); fiambres, pizzas, ensaladas, sándwiches, aves, pastas con salsas livianas, comida china, picaditas.
 
La cerveza ayuda en la cocina grasa, ya que limpia el paladar cuando comemos fritos y embutidos . Y los asados pueden combinar muy bien con las que tienen un cuerpo medio, ni livianas ni pesadas…Los picantes se suavizan, no en vano los mexicanos beben mucha cervezas con sus chiles. Le gana al vino cuando comemos escabeches o sea en combinación con lo ácido. El vino en ese caso pierde inevitablemente. Incluso esos alimentos incompatibles con los vinos como los espárragos o las verduras. Y en cuanto a postres chocolatosos, recomiendo cerveza negra. 
 
Y también son buenas compañeras de la olla. Que quiero decir? Cocinar con el agregado de cerveza es espectacular. Comidas célebres como las flamencas (llámense carbonadas); aves a la cacerola, pescados e incluso carnes como colita de cuadril o pesceto y cerdo también, marinadas y cocidas con cerveza, un manjar..
 
¡Y ahora Salud!