Anaquel

La herencia del pueblo Maya

Cuenta la leyenda que el Ahaw estaba preocupado por su Halach Wíinik jefe máximo del pueblo Maya. Se lo veía entristecido. Pese a los nuevos trajes bordados con plumas y gemas, a su gran imperio. Entonces el Ahaw recordó algo que había escuchado de las antiguas mujeres y fue en busca de la alegría de jefe. Caminó, anduvo y anduvo por selvas impenetrables hasta que encontró a la Itzae. Esta joven de una aldea lejana le trasmitió el secreto que heredó de sus antepasadas. Y le entregó unas semillas. Eran de Cacao palabra formada por  Cac - en lengua maya  rojo (color de la cáscara del fruto) y Cau que expresaba las ideas de fuerza y del fuego. Itzae también le dio la fórmula para preparar la bebida que retornaría el vigor y la alegría al Halach Wiinik. El Cac Cau, llamado luego Xocolatel (en lengua náhuatl) por los aztecas, una bebida oscura, aromática, amarga a partir de allí pasó a ser un símbolo y una bebida sagrada reservada a los jefes y guerreros. El Cac Cau servido disuelto en agua revitalizaba, otorgaba energía y ayudaba en la guerra y en el amor. También fue tal la fama y el valor que tomaron esas semillas que sirvieron como pago de trabajos y cosechas. La historia del Chocolate, que comenzó en aquella antiquísima Mesoamérica de los Mayas, prosiguió con los aztecas y llegó hasta los españoles que lo llevaron a Europa.
 
“Dice la historia que fue en la costa de Chiapas, hace unos 4000 años que se logró transformar aquellas semillas en una bebida. En las investigaciones en el sitio de Paso de La Amada, perteneciente a la cultura Mocaya, cerca de Mazatán Chiapas, se han localizado vasijas que datan de 1800 años antes de la era cristiana, las cuales, asegura el investigador John Clark, eran utilizados exclusivamente para contener bebida de cacao” “Los Aztecas inventaron el molinillo de madera para lograr más rápido la espuma del “xocolatel. El valor de las semillas de cacao en el siglo XV era tan alto que cuatro granos de cacao se podían intercambiar por un conejo y con 10 se podía pagar la compañía de una mujer.

Hoy, siglo XXI si bien se cosecha en varias partes del mundo –cacao Forastero-, el mejor sigue siendo el cacao mesoamericano, llamado Criollo… caro pero el mejor!.
 
La bebida de los Dioses 
 
Al principio se bebió así nomás, amarga y fuerte, pero luego se le fueron agregando elementos amables como miel, agua, chile picante. En Europa se refinó la bebida, al añadirle leche, azúcar y también se transformó en tabletas.

Hay muchas formas de preparar una taza de humeante chocolate, perfecto para estos fríos. Submarino…una barra o dos de chocolate disuelto en la taza de leche humeante (puede acompañar unas vainillas). Chocolate simple, disuelto en leche con miel acompañando con panqueques de dulce de leche. Al estilo de la abuela, batir una yema o dos con azúcar a punto blanco e ir añadiendo leche y chocolate revolviendo siempre, queda espesito! Con churros perfecto. Disolver una cucharada de fécula de maíz en leche, agregar chocolate y azúcar y cocinar revolviendo siempre hasta que espese…servir con buñuelos de manzana y banana espolvoreados con azúcar. Chocolate simple y picantòn pero espeso con toque de chile picante…especial para el pleno invierno.

La Chef Chocolatier y Sommelier Ingrid Cuk nos pasa para los lectores de vinos&Co su receta de Chocolate a la mexicana (para compartir):

Chocolate oscuro, 4 tabletas o 1 medallón, idealmente de Tabasco (un chocolate para taza, rústico y muy aromático preparado ya con azúcar y generalmente con especias)  / Agua, 4 tazones / Vainilla (ideal de Papantla) 1 chaucha

Preparación:
Hervir el agua con la vainilla (previamente abierta) Incorporar el chocolate picado groseramente.  Revolver continuamente  hasta lograr la disolución completa del chocolate. Retirar del fuego y agitar con un molinillo o un batidor de alambre para generar la espuma, característica infaltable de un verdadero chocolate mexicano.

Nota: 
**Tabasco es la patria del cacao. Los estados que poseen cacao en México son Tabasco, con 75% de la producción nacional en la zona de la Chontalpa, y Chiapas, con el restante 25% en la zona del Soconusco.
**Vainilla Papantla (DOC) la ciudad del mismo nombre fue fundada en el 1200 probablemente por descendientes olmecas, es el reino de la vainilla, especia originaria de América.
**El molinillo de chocolate, fabricado en madera,  hoy día aún se consigue en México y está presente en las casas como un utensilio más de uso diario y, junto con las vasijas y ollas de barro creadas por los artesanos, constituyen piezas invalorables del acerbo histórico y cultural de las civilizaciones que le precedieron.

Ingrid Cuk dirige la primera Escuela de Chocolatería y Bombonería del país.   www.ingridcuk.com.ar  y El Club del Chocolate 4587-2198